¿Cómo hacer queso casero en 5 simples pasos?

Guía de bricolaje fácil para principiantes

El queso es uno de los productos lácteos más diversos que existen. Viene en todo tipo de formas, sabores, texturas y colores. Pero, ¿has pensado alguna vez hacer queso en casa?

Si aún no lo has hecho, ahora es tu momento de brillar.

Hacer queso en casa es casi como crear arte comestible. Claro, tienes que seguir unos pasos bien definidos. Pero también necesitarás sentir su textura, su sabor y su olor para hacer quesos hermosos.

Además, hacer queso es una actividad divertida, sobre todo si eres un amante de todo lo relacionado con el queso. También supone un ahorro de dinero.

Puedes hacer quesos gourmet de lujo -desde el tradicional brie hasta el camembert francés- por una fracción del coste.

camambert casero

Y no te olvides de todos los sabrosos platos que puedes cocinar. Desmenuza un poco de queso sobre la pasta, acompáñalo de galletas saladas, hornea pasteles de queso o disfruta de una cuña de queso con un poco de vino tinto.

¿Estás preparado para embarcarte en tu viaje de elaboración de queso? Sigue leyendo para conocer el proceso de elaboración de queso en casa con algunos consejos útiles y un equipo fácil de usar.

Índice de contenidos

Explicación del proceso de elaboración del queso casero

¿Cómo se convierte la leche en queso? ¿Por qué se acidifica la leche? ¿Y cómo consigue el queso su textura y sabor adecuados? Hablaremos de todo eso y más en esta sección.

Para empezar, el proceso de elaboración del queso tiene miles de años de antigüedad. Los primeros queseros almacenaban la leche en recipientes hechos con estómagos de oveja o cabra.

cuajo para la fabricación de queso

El cuajo del estómago del animal dividiría la leche en cuajada y suero. Y se obtendría el queso.

Afortunadamente, los queseros actuales lo tienen más fácil. Tienen acceso a mejores equipos y a ingredientes fácilmente disponibles.

He aquí el proceso básico de transformación de la leche en queso, desglosado en 8 pasos.

Paso 1 - Preparación de la leche

La leche es el ingrediente principal del queso. El tipo de leche que se utiliza -cremosa, entonada o desnatada- afecta al sabor y la textura del queso.

Además, el queso de leche de vaca tiene un sabor diferente al elaborado con leche de cabra u oveja.

preparación de la leche

Al principio del proceso de elaboración del queso, se hace reposar la leche durante algún tiempo. De forma natural, empieza a producir ácido láctico.

Muchos queseros también calientan la leche que está madurando. Luego la dejan enfriar a 32°C (90°F) para que esté lista para los cultivos iniciadores.

Es bueno saberlo: Se necesitan unos tres kilos de leche para hacer un solo kilo de queso.

Paso 2 - Acidificación y coagulación

A continuación, los queseros vuelven la leche ácida. ¿Y cómo? Acidificándola. Generalmente, esto se hace añadiendo cultivos iniciadores (bacterias amistosas) a la leche. Diferentes cultivos producen diferentes tipos de quesos.

ingredientes de acidificación y coagulación para la fabricación de queso

A continuación, la leche se coagula. En palabras sencillas, la leche pasa de un estado líquido a un estado semisólido. Los fabricantes de queso añaden a la leche una enzima llamada cuajo.

En ese momento, el pH de la leche cambia y empieza a desarrollar un sabor a queso.

Paso 3 - Dejar que la leche se cuaje

Cuando la leche se solidifica, se divide en cuajada y suero. La cuajada son los grumos coagulados que se utilizan para hacer queso. El suero es el subproducto líquido.

dejar que la leche se cuaje

Es bueno saberlo: El suero de leche es una rica fuente de proteínas. Muchos fabricantes de queso elaboran batidos y barritas de proteínas con suero de leche.

Paso 4 - Cortar la cuajada

Una vez que la mezcla de cuajada y suero se ha separado, es el momento de cortarla. Los queseros utilizan cuchillos largos para cortar la cuajada. Este proceso ayuda a separar aún más la cuajada y el suero.

cortar la cuajada

Para hacer quesos más duros como el parmesano y el cheddar, la cuajada se corta en trozos pequeños. Para los quesos más blandos, como la mozzarella y la ricotta, se cortan trozos de cuajada más grandes.

Después, se escurre el suero, dejando que la cuajada forme una estera.

Paso 5 - Cocinar la cuajada

La cuajada se calienta para expulsar completamente el suero restante. La cocción, acompañada de una suave agitación, acelera el proceso.

cocción de la cuajada

Al cabo de un tiempo, la cuajada se encogerá, con un aspecto algo gelatinoso. Se vuelve a escurrir el suero.

Paso 6 - Salar la cuajada

La sal aporta sabor, textura y aroma al queso. También ayuda a conservar el queso, suprimiendo el crecimiento de los microorganismos que lo estropean.

Salar la cuajada mediante salmuera

La sal se añade a la cuajada de varias maneras. Algunos queseros espolvorean sal sobre la cuajada suelta. Otros sumergen el queso fresco en salmuera.

Paso 7 - Moldear y prensar la cuajada

Ahora es el momento de moldear la cuajada. Hay diferentes moldes disponibles: redondos, rectangulares, triangulares, etc., según el tipo de queso.

moldear la cuajada expulsando la humedad

Al mismo tiempo, se aplica una presión externa sobre la cuajada para dar al queso su forma característica y hacerlo compacto. Esto también ayuda a expulsar la humedad restante.

Paso 8 - Maduración del queso

En esta fase, la cuajada ya se ha convertido en queso. Pero la maduración es importante para dar al queso su sabor adecuado. También ayuda a agudizar el sabor.

cueva de maduración del queso

El queso se mantiene en una sala con temperaturas moderadas, alta humedad y ventilación adecuada hasta que madura. Mientras que algunos quesos se maduran durante sólo un mes, otros lo hacen durante varios años.

Una vez madurado, el queso está listo para ser envasado.

Equipo que necesitarás para hacer queso en casa

La leche y los cultivos iniciadores no son lo único que necesitarás para hacer queso en casa. También necesitarás el equipo y las herramientas adecuadas.

equipo de fabricación de queso que necesitas

La parte buena es que no tienes que ir de compras para conseguir el equipo para hacer queso. Encontrarás la mayoría de ellos en tu cocina.

Echa un vistazo a estas herramientas y suministros esenciales para hacer queso en casa.

Olla grande de caldo

Como hacer queso requiere mucha leche, necesitarás una olla grande para ello. Una olla grande también significa mucho espacio para calentar y remover.

olla grande para hacer queso

Las ollas de esmalte o de acero inoxidable sin astillas son las mejores para hacer queso en casa. Además, asegúrate de que la olla tiene un fondo pesado.

Termómetro

Cuando hagas queso, necesitarás un termómetro para productos lácteos. Te será muy útil para mantener la temperatura correcta.

termómetro para quesos

Cualquier termómetro básico servirá, pero es mejor tener uno que se sujete al lado de tu olla. También puedes considerar la posibilidad de conseguir un termómetro resistente al agua.

Tazas y cucharas medidoras

La elaboración de queso depende mucho de la precisión. Por ello, necesitarás tazas y cucharas medidoras para hacer queso en casa.

cuchara medidora y cuchillo de cuajar

Los utensilios de vidrio y acero inoxidable son los mejores. No son corrosivos y son fáciles de limpiar.

Cuchillo para cuajada

Los cuchillos para cuajada tienen hojas finas de acero inoxidable con puntas redondeadas. Las cuchillas son lo suficientemente largas como para llegar al fondo de la olla.

Espátula de mango largo

La espumadera, o cuchara ranurada, es una herramienta esencial en el proceso de elaboración del queso. Se utiliza para añadir el cultivo iniciador, incorporar el cuajo y remover y recoger la cuajada.

Las espumaderas de nylon, acero inoxidable y plástico son las más comunes que encontrarás en el mercado.

desnatador de cuajada

Idea: ¿Qué te parece optar por una espumadera de bambú ecológica? No es reactivo, es cómodo de sostener y es fácil de limpiar.

Moldes para queso

Los moldes dan la forma adecuada a tu queso. La mayoría de los moldes tienen agujeros para permitir que el suero escurra correctamente.

Los moldes para queso suelen ser de acero inoxidable y plástico. También puedes encontrar moldes de madera o arcilla, pero son más difíciles de limpiar e higienizar.

Aquí tienes algunos moldes para queso que pueden ayudarte a empezar.

Muselina para queso y mantequilla

La estopilla se utiliza para escurrir la cuajada. Es un material de un solo uso hecho de algodón tejido. La muselina para mantequilla, en cambio, puede lavarse, higienizarse y reutilizarse.

Si no tienes ya una muselina de mantequilla en casa, puedes encargarla por Internet.

Kits para hacer queso

También puedes comprar simplemente un kit completo para hacer queso en casa, de modo que no tengas que preocuparte de los elementos individuales.

Para el bricolaje que hay en ti, el mercado está lleno de kits para hacer queso. Son estupendos para los principiantes que buscan formas fáciles de hacer queso.

Estos kits incluyen todo, desde el ácido cítrico hasta la sal de queso y el cuajo. Además, normalmente también incluyen un termómetro, papel de muselina para mantequilla, un colador para queso y un libro de recetas.

Con un kit completo, lo único que necesitas para empezar a hacer queso en casa es un poco de leche. Aquí tienes algunos kits estupendos para hacer queso que quizá quieras probar.

Cómo hacer queso en casa

¡Ha llegado el momento de hacer queso en casa! Es más barato que los quesos comprados en la tienda y es un delicioso pasatiempo para disfrutar con la familia y los amigos.

Aunque los distintos tipos de queso tienen recetas diferentes, lo mejor es empezar con una receta básica y luego pasar a las más sofisticadas.

Sigue esta guía paso a paso para hacer queso en casa.

Paso 1 - Calentar la leche

calienta la crema de leche

Empieza por verter la leche en una olla grande de base pesada. Caliéntala lentamente hasta alcanzar los 30°C (86°F). Puedes hacerlo en la estufa. Asegúrate de remover constantemente la leche para evitar que se chamusque en el fondo de la olla.

Consejo: Utiliza la leche de la mañana para obtener los mejores resultados. Es más fresca y cremosa.

Paso 2 - Acidificar la leche

añadir bacterias mesófilas

Una forma de acidificar la leche es añadirle vinagre. Otra forma es añadirle cultivos (bacterias amistosas).

Este proceso convierte la lactosa en ácido láctico. También notarás que el sabor del queso empieza a desarrollarse.

Paso 3 - Cuajar la leche

dejar cuajar la leche

Ahora es el momento de cambiar la textura de la leche. Mezcla un coagulante, como el cuajo, a la leche. Espera hasta que se forme una cuajada sólida.

Consejo: Para ver si la cuajada ha terminado de formarse, presiona sobre su superficie.

Paso 4 - Cortar la cuajada

cortar la cuajada de leche

A continuación, corta la cuajada en dados pequeños con un cuchillo de cuajada largo. Esto ayudará a separar el suero de la cuajada.

Los trozos grandes de cuajada retienen más humedad, y eso significa que el queso estará húmedo. Si necesitas un queso más seco, corta trozos más pequeños.

Paso 5 - Procesar la cuajada

agitar la cuajada

En este paso hay que remover y cocer la cuajada. Ayudará a liberar la humedad y hará que tu queso sea más seco.

También tendrás que lavar la cuajada y sustituir el suero por agua. Los quesos de cuajada lavada tienen un sabor más suave, más dulce y más elástico.

Paso 6 - Escurrir el suero

escurrir el suero

Es el momento de eliminar el suero por completo. Para ello, vierte el contenido de la olla a través de un colador. Esto te dejará sólo los trozos sólidos de cuajada.

Consejo: Para conseguir un queso más duro y seco, presiona la cuajada para forzar la salida del suero.

Paso 7 - Sazonar el queso

sal para sazonar la cuajada

Aquí es donde le das el sabor adecuado a tu queso. Puedes simplemente espolvorear sal sobre tu queso. O puedes ponerlo en salmuera durante algún tiempo.

Y si te gustan las hierbas, añádele eneldo, romero, albahaca, cebollino y otras hierbas microverdes. Experimenta además con clavos, pimienta negra, ajo y pimentón para intensificar los sabores.

¡Tu queso casero está listo para ser consumido!

Hacer queso crema de forma fácil

El queso crema es un queso fresco y cremoso que combina perfectamente con platos salados y dulces. Utilízalo para hacer magníficas salsas, pastas para untar e incluso escarchas.

Puedes hacer fácilmente queso crema en casa siguiendo esta guía paso a paso.

Paso 1 - Calentar la leche

Empieza por verter la leche en una olla. Caliéntala y llévala a ebullición. Utiliza leche entera para obtener una sensación mucho más cremosa.

Paso 2 - Cultivar la leche

Apaga el fuego y remueve bien un paquete de cultivo. También puedes añadirle zumo de limón o vinagre.

añadir bacterias mesófilas

Déjalo a un lado durante un tiempo mientras la leche se cuaja.

Paso 3 - Colar la mezcla

Una vez que la leche se haya cuajado y el suero se haya separado, tendrás que colar la mezcla. Utiliza un trozo de muselina de mantequilla o un paño de cocina.

colar la leche cuajada

Consejo: Aprieta el paño para que escurra todo el suero.

Paso 4 - Licuar la leche colada

Una vez que la leche colada haya alcanzado la consistencia adecuada, tritúrala en un procesador de alimentos. En uno o dos minutos, obtendrás una crema de queso ligera y esponjosa.

Paso 5 - Añade los aromas

Añade sal para realzar el sabor de tu queso crema. También puedes probar con hierbas y especias.

queso crema listo

Tu crema de queso está lista. Asegúrate de refrigerarlo y utilizarlo antes de una semana.

Cómo hacer queso sin lácteos

El queso sin lácteos es un gran sustituto para todos los veganos/intolerantes a la lactosa que tienen un antojo incontrolable de queso.

Tiene un sabor fabuloso, es fácil de hacer y, además, te ahorrará un montón de dinero.

Sigue esta guía paso a paso para hacer queso sin lácteos.

Paso 1 - Elegir y poner en remojo los cereales

Puedes elegir granos como el trigo, la cebada, el arroz, etc. Vienen con su propio cultivo natural. Remoja y aclara los granos durante unos días. Notarás que empiezan a brotar.

anacardo listo para el remojo

A continuación, pon los granos germinados en una jarra de agua a temperatura ambiente normal. Así comenzará el proceso de fermentación.

Paso 2 - Poner en remojo algunos anacardos

Pon en remojo unas dos tazas de anacardos en otro bote. Déjalos de seis a ocho horas hasta que se ablanden.

Paso 3 - Mezcla los anacardos y el cultivo

Vierte los granos y los anacardos remojados en un procesador de alimentos. Mézclalos hasta obtener una pasta suave.

mezcla de anacardos

A continuación, transfiere la pasta a un bol y tápala.

Paso 4 - Deja que la pasta fermente

Deja que la pasta de cereales y anacardos fermente durante un par de días. Déjala a temperatura ambiente. Pronto, la pasta se volverá algo ácida y sabrás que tu queso vegano está listo.

dejar fermentar la pasta de anacardo

Cuando el sabor te parezca adecuado, refrigera el queso.

Cómo hacer paneer en casa

El paneer, o requesón, se hace con leche cuajada. Es una gran fuente de proteínas para los vegetarianos.

Y si te gusta la cocina india, también puedes utilizarlo para hacer sabrosos platos como paneer de mantequilla, paneer pakora, paneer tikka, etc.

Pero primero, vamos a aprender a hacer paneer paso a paso.

Paso 1 - Calentar la leche

Para convertir la leche en paneer, primero tendrás que calentarla y llevarla a ebullición. Remuévela de vez en cuando para evitar que se queme o se forme nata en la parte superior.

calentar la leche

Consejo: Añade un poco de nata a la leche si quieres un paneer más cremoso.

Paso 2 - Acidificar y cuajar la leche

Después de que la leche hierva, vierte en ella unas dos cucharadas de zumo de limón. También puedes utilizar yogur o vinagre. Remueve bien durante un minuto.

cuajada saag paneer

Notarás que la leche empezará a cuajar y a separarse del suero.

Paso 3 - Colar la cuajada

Apaga el fuego cuando la leche esté completamente cuajada. Ahora, vierte la leche cuajada sobre un trozo de tela de muselina y deja que el suero escurra.

escurrir la cuajada de paneer

A continuación, aclara bien el paneer bajo el grifo. Esto te ayudará a eliminar el olor a vinagre o la acidez del zumo de limón. Exprime el exceso de agua.

Paso 4 - Crear un bloque de paneer

Para obtener un bloque de paneer bien formado, dobla la tela de muselina. A continuación, coloca un objeto pesado encima durante unos veinte minutos para que se endurezca.

bloque de paneer

Una vez listo, corta el bloque de paneer en dados. Tu paneer casero está listo para convertirse en deliciosas delicias.

Queso ahumado

El queso ahumado tiene un sabor ahumado único que potenciará el sabor de tus pastas y hamburguesas. También puedes ahumar un bloque de queso, envolverlo bien y regalarlo a tus seres queridos.

Aquí tienes cómo ahumar queso en casa.

Paso 1 - Elige tu queso

Puedes ahumar casi cualquier tipo de queso, como el suizo, el mozzarella, el gouda y el cheddar. Elige el que quieras ahumar y córtalo limpiamente en bloques.

queso ahumado

Paso 2 - Preparar el ahumador

Ahora, enciende tu ahumador o parrilla. El queso se derrite mucho, así que asegúrate de que la temperatura no supera los 32 °C (90 °F).

Consejo: Para obtener los mejores resultados, asegúrate de que el queso no esté frío, ya que eso provocará condensación.

Paso 3 - Cargar el queso

Coloca los bloques de queso en una rejilla dentro de tu ahumador. Cierra la tapa y deja que se ahumen durante una hora. Ahora, dale la vuelta a los bloques de queso y repite el proceso durante otra hora.

ahumador de queso

Paso 4 - Refrigerar el queso

Cuando hayas terminado de ahumar los bloques de queso, envuélvelos bien en papel pergamino o de carnicero.

Refrigéralos hasta dos semanas antes de consumirlos para que el fuerte sabor ahumado se suavice.

Consejos para envolver el queso

Una vez que empiezas a hacer queso en casa, ya no hay quien lo pare. Pero querrás saber la forma correcta de envolverlos y guardarlos, ya sea una deliciosa cuña de cheddar o un poco de mozzarella fresca.

Sigue estos sencillos consejos para mantener tu queso lo más fresco posible durante mucho tiempo.

queso envuelto en pergamino
  • Evita las envolturas de plástico. Porque el plástico dará un sabor húmedo y mohoso a tu queso.
  • Envuelve siempre el queso en papel encerado o de pergamino. Estos papeles permiten que el queso respire al tiempo que lo protegen de la desecación.
  • Envuelve dos veces los quesos picantes, como el queso azul, para evitar que sus aromas se impregnen en otros alimentos.
  • Para los quesos duros y curados, asegúrate de envolverlos primero en papel de pergamino y luego añadir una capa de plástico.
  • No envuelvas el queso ni muy apretado ni muy suelto. De lo contrario, acabarás con trozos mohosos o secos.
  • En el caso de los quesos que sudan mucho, tendrás que cambiar el papel de vez en cuando para mantenerlos frescos durante mucho tiempo.

Preguntas frecuentes sobre la elaboración de queso

Hacer queso en casa puede ser un proceso complejo. Tiene un montón de pasos.

Así que, si te encuentras atascado en algún punto, no te preocupes. Hemos respondido a algunas de las preguntas más frecuentes que pueden ayudarte a ti también.

¿Cómo hacer queso en casa?

hacer queso en casa

Hacer queso en casa es divertido y fácil. Necesitarás leche, cultivos iniciadores, cuajo, etc., junto con algún equipo básico para hacer queso.

Primero, calienta la leche. A continuación, acidifícala, déjala cuajar, corta la cuajada y escurre el suero. También tendrás que cocer la cuajada y salarla.

Para obtener instrucciones detalladas, lee nuestra sencilla guía paso a paso para hacer queso.

¿Cómo se convierte la leche en queso?

elaboración de queso

La respuesta es sencilla: mediante la fermentación. En otras palabras, el deterioro controlado de la leche hace el queso. La leche es líquida, mientras que el queso no lo es.

Cuando se añaden bacterias y enzimas a la leche, solidifican las proteínas y la grasa de la leche. Luego se procesan para hacer el queso tal y como lo conocemos. Lee más sobre el proceso de fabricación del queso.

¿Qué equipo necesito para hacer queso?

cosas necesarias para hacer queso

Para hacer queso en casa, necesitarás un equipo básico como una olla grande, un termómetro, una espumadera, un cuchillo para cuajar, papel de muselina, moldes para queso y tazas y cucharas medidoras.

Para más información, consulta nuestra lista de herramientas y suministros para hacer queso.

¡Diga queso!

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando oyes la palabra queso? ¿Sabores y texturas deliciosas?

¿O los mostradores del supermercado llenos de todas las variedades de queso? ¿O tal vez los caros quesos gourmet que preferirías evitar?

Tal vez lo primero que te venga a la cabeza cuando oyes la palabra queso es cómo puedes hacer un poco. ¿Y por qué no?

hacer queso cheddar en casa

Hacer queso en casa puede ser un pasatiempo divertido. Además, te ahorrará mucho dinero y te mantendrá en forma.

El queso hecho en casa no tiene ingredientes artificiales ni aditivos perjudiciales. Además, no lleva conservantes para alargar su vida útil.

Puedes empezar con poco y luego hacer mayores cantidades de queso. Y también puedes experimentar con distintas variedades como cheddar, mozzarella, brie, parmesano, etc.

Con los ingredientes, el equipo y los pasos adecuados puedes empezar a hacer excelentes quesos en casa. Te encantará el proceso tanto como el delicioso resultado.

Cuéntanos cómo te va la elaboración del queso. Y si tienes más preguntas relacionadas con el queso, pregúntanos en la sección de comentarios de abajo. Estaremos encantados de ayudarte.

También recuerda que si quieres leer otros contenidos similares a ¿Cómo hacer queso casero en 5 simples pasos? puedes visitar la sección de Inspiración.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir